En los últimos años, poco o mucho hemos escuchado sobre las metodologías ágiles: que si son un must para trabajar, que si el Scrum Master, que si los sprints y un largo etcétera. La realidad es que existen muchas dudas sobre cómo comenzar (de una forma real, no utópica) y de qué tan funcional sería implementar esta forma de trabajo en nuestro equipo. 
Antes de querer implementar metodologías ágiles, es importante que tú y tu equipo de trabajo tomen en cuenta las siguientes recomendaciones. 


1. ¿Para qué implementar metodologías ágiles?

De manera grupal, y sobre todo muy honesta, contesten las siguientes preguntas: ¿Por qué quieren implementar metodologías ágiles en su trabajo? ¿Para hacer más eficiente la resolución de tareas? ¿Para transparentar procesos y actividades entre áreas y equipo? ¿Porque es tendencia y quieren estar actualizados? 


Tener claro esto les servirá para guiar las acciones de implementación y que sea menos doloroso el proceso o, en el peor de los casos, que terminen abandonándolo antes de comenzar.


2. ¿Con qué recursos cuentan?


Ya sea que haya en el equipo personas con experiencia en metodologías ágiles o que se contraten los servicios de consultoría para implementarlo, forzosamente deberá haber alguien designado para dar seguimiento  y corroborar que los objetivos se estén cumpliendo. 


Pregunta importante: ¿hay presupuesto para gestionar este cambio? Desde dinero para plumones y post its hasta plataformas para management (como Trello o Jira) y certificaciones; toda implementación genera un costo. Además, debes de pensar que el equipo tendrá menos tiempo para realizar sus tareas en lo que pasa la curva de aprendizaje y se adaptan.


3.¿Cuál es la metodología más adecuada?

Sin lugar a dudas, Scrum es la metodología más popular. Sin embargo, son varias las metodologías ágiles que se utilizan. Existen muchas semejanzas entre ellas con pequeñas variantes; hay que tomar esto en cuenta para ver cuál de ellas se pueden aprovechar de una mejor manera: Kanban, Sprint, Lean, XP, DSDM, Crystal, por mencionar algunas. 


4. Keep it real!

Nos encanta trabajar con escenarios utópicos y creemos que la adopción de una nueva forma de trabajar será fluida y efectiva. En la vida real, pocas veces puede lograrse esto (quizás no sea imposible, pero al menos yo no he conocido un caso en el que así haya sido). Comiencen con pocas ceremonias y con un equipo pequeño hasta que vaya siendo más natural el proceso de trabajo. Este equipo piloto servirá para difundir agile en las demás áreas y/o con otros equipos y, con el paso del tiempo, podrán ir agregando más pasos al proceso (es decir, incluir más ceremonias). Por dar un ejemplo, si se va a comenzar con Scrum, se puede empezar con las ceremonias vitales: Daily Stand Up, Planeación y Demo. Conforme se dominan estos, pueden irse añadiendo el Grooming o la Retrospectiva. 


Lo importante es que verdaderamente encontremos un beneficio real en lo que hacemos y que sea una mejora para el equipo en lugar de una pérdida de tiempo.

troopadmin - Author

You Might Also Like

Enter Your Comments Here..

es_MXSpanish
es_MXSpanish